Chubasquero sostenible fabricado con patata
Muchos productos ya no sólo se definen como sostenibles, sino que además se sienten orgullosos de serlo y lo claman a los cuatro vientos animando a todo el mundo a que contribuya de la forma más fácil a mantener el medio ambiente.

Esta vez os hablamos de un original chubasquero (120x 100 cm) hecho a base de fécula de patata 100% compostable. Tranquilo, que no parecerá que vas disfrazado de patata gigante: la textura de bioplástico de este producto de Equilicuá es transparente tal y como cualquier otro chubasquero del mercado (sólo que esta vez muchísimo más sostenible que éstos) y tan cómodo como éstos.

La conservación del medio ambiente forma ya parte de nuestras vidas y por eso concienciar a los que nos rodean es de suma importancia para contribuir a que al final todos seamos más responsables. En relación con esto, los que utilicen este chubasquero estarán haciendo una función también de concienciación social, pues en su diseño se incluyen unos textos que dan a conocer este producto como su fabricación o sus materias primas.

Aunque parezca sorprendente, sus creadores te animan a no tirar este chubasquero y ni siquiera a reciclarlo, sino a plantarlo, pues servirá como abono para las semillas de plantas y arbustos mediterráneos.

Su proceso de fabricación comienza en Francia, donde se recogen más de 20 variedades de patatas que son trasladadas a Alemania para obtener la fécula de patata. Con la resina de bioplástico preparada, el chubasquero se confecciona definitivamente en España.

El chubasquero cuesta 15€. Sí, seguramente podrías conseguir un chubasquero de PVC mucho más barato, pero sin duda conociendo este producto no te quedarías con la conciencia tranquila… No te preocupes por gastarte un poco más, pues con el tiempo cada granito de arena como este te compensará no sólo a ti, sino a todo el planeta.