Cupcakes, las joyas más dulces de Tiffany’s
Todas hemos escuchado hablar alguna vez de la reconocidísima firma de joyería Tiffany’s, popular no solamente por sus preciosas joyas de diseño sino también por haberse convertido en el escenario de la película ‘Desayuno con diamantes’ protagonizada por la guapísima Audrey Hepburn.

También en Compulsivas te habíamos hablado antes de ella para mostrarte sus preciosos colgantes en forma de llave, y en esta ocasión nos gustaría acercarte una línea de lo más dulce… ¿Te gustaría conocerla? ¡Sus artículos son realmente irresistibles!

Se trata de una deliciosa preciosa colección protagonizada por uno de mis caprichos favoritos: los cupcakes, una especie de magdalenas decoradas de la forma más coqueta y que no pierden un ápice de su encanto en las joyas de Tiffany’s.

Cupcakes, las joyas más dulces de Tiffany’s
Los encontramos en monísimos charms llenos de encanto perfectos para utilizar en esos colgantes que sin duda alguna despertarán el interés y la empatía de cualquiera… ¡solo una chica muy dulce parece capaz de lucirlos como es debido!

Sin embargo, como ocurre en muchas líneas de la marca estos cupcakes están disponibles tanto en gama alta como en gama baja (a la que probablemente nos dirijamos la mayoría).

Cupcakes, las joyas más dulces de Tiffany’s
El diseño que más llama la atención es probablemente el dorado, un cupcake con ‘papel’ de oro blanco y masa de oro dorado salpicado aquí y allá por algunas piedras preciosas en colores azul, rosa y verde. Si crees que el diseño se sale echa el freno, porque el precio también lo hace… ¡cuesta nada menos que 1.500$!

Si perteneces al gran grupo puedes estar tranquila, porque de hecho los diseños más sencillos no tienen que envidiar al carísimo modelo anterior (a excepción de los zafiros y las tsavoritas, claro): diseñados con una base de plata de ley, estos cupcakes añaden un delicioso recubrimiento en enamel de color rosa o azul pastel, el primero con toppings en plata y el segundo con un coqueto lazo en la parte superior. Además de todo, los precios son caros pero mucho más al alcance del resto de mortales: cuestan 200 y 250$ respectivamente.