Flores en lata
Tener flores en cualquier estancia del hogar es algo que ayuda a aportar un poco de vida, color y alegría a los espacios. Sin embargo, la mayoría de nosotros estamos tan ocupados en nuestras faenas diarias que apenas tenemos tiempo como para dedicar a plantar y mantener algunas de ellas en casa…

La solución la trae una divertidísima y original idea que será ideal tanto para ti misma como para hacer un regalo sorprendente que sustituya a los tradicionales ramos de flores: las flores en lata.

Sí, el concepto puede ser un tanto difícil de entender, especialmente cuando tienes que imaginar que de una lata como las de cualquier envase de atún o tomate frito va a crecer una hermosa planta decorativa.

Flores en lata
Pero alto ahí los que ya os frotabais las manos pensando que estaba todo hecho, porque lo cierto es que sí que tendréis que convertiros en jardineros amateur si queréis ver como evoluciona día a día vuestra preciosa planta.

Las latas tienen semillas o bulbos de flores con los elementos necesarios para que puedan reproducirse todas las características ambientales y nutricionales que cada especie necesita para desarrollarse.

La cosa va más o menos así: Tras adquirir el producto deberás abrir la tapa (quítala por completo del recipiente para evitar posibles cortes), colocarla en un lugar con una buena iluminación y regar con un poquito de agua… ¡En unas semanas la verás florecer!

Esta idea es genial tanto para regalar como un detalle romántico como para que los más pequeños den sus primeros pasos en la jardinería; tanto a unos como a los otros, ¡les encantará!

En Fred Flare (www.fredflare.com) encontrarás cuatro tipos de flores enlatadas distintas: Geranios, Dalias, Violas o la Alegría (también conocida como Impatiens) a un precio de 12 dólares (unos 8’30€).