Samsung 9000 Full HD
La definen nada más y nada menos que como ‘la obra maestra de Samsung’, y no es para menos: tiene una pantalla extraplana, un diseño vanguardista a la última y ofrece las mejores prestaciones, HD y 3D incluidos. ¿Quieres conocerla mejor?

Qué pregunta, seguro que quieres conocerla y más que aquí, sobre el mueble de tu casa frente al sofá… Y es que la Samsung 9000 Full HD es una televisión para los amantes de la tecnología y el diseño.

Comenzando por aquí, podríamos describir al diseño de este televisor como selecto y elegante, con un marco en aluminio pulido y una peana sencilla y discreta que oculta los controles en una bandeja motorizada. Además, la Samsung 9000 tiene una enorme pantalla (puedes escoger entre 46 o 55 pulgadas) y un grosor extrafino por el que la marca puede presumir de tener una de las más delgadas del mercado con tan sólo 8 centímetros.

La pantalla utiliza tecnología SPVA que proporciona una imagen de elevadísima calidad con retroiluminación LED periférica, que no obstante supone una desventaja teniendo en cuenta los molestos reflejos que provoca.

La Samsung 9000 es innovadora también en el sentido que ofrece también la posibilidad de ver tus películas y jugar a tus juegos en 3D, una nueva dimensión a la que podrás entrar con realmente pocos televisores por el momento. Eso sí, cuando la compres ve preparado a pagar los 149 euros adicionales que te costará comprar las gafas 3D adicionales, precio por unidad, por supuesto.

Por si fuera poco, la televisión también tiene la posibilidad de conexión Wi-fi para que podamos disfrutar en ella de lo mejor de Internet, incluidas redes sociales, Youtube o canales de televisión online, por ejemplo.

Los mandos son también una pasada, uno más pequeño y sencillo con las herramientas básicas para cambiar canal, fuente y volumen, y otro más sofisticado con pantalla táctil Touch Control de tres pulgadas. Con este último podremos acceder, además de a las funciones básicas, a un sistema de menús y macros configurables, además de poder ver un canal de televisión distinto del que aparece en el televisor.

El modelo con pantalla de 46 pulgadas tiene un precio de 5.299 euros y el de pantalla de 55 cuesta unos 6.499 euros.