Trajes de baño Calzedonia colección verano 2011
Calzedonia es una de las marcas más conocidas en lo que a trajes de baño se refiere en nuestro país, y es que sea la época que sea siempre está ahí dispuesta a echarnos una mano con sus preciosas colecciones de biquinis y bañadores.

No obstante, cuando llega la primavera las tiendas de la marca comienzan a preparar enormes espacios para las nuevas colecciones del año, y es que como siempre nos ofrece una increíble variedad de biquinis, bañadores y triquinis entre los que elegir para el próximo verano.

¿Quieres conocer un poco más de la colección? ¡Echa un vistazo a lo que te contamos!

La firma es ya toda una experta en la moda de baño y por eso sabe cuáles son las exigencias de las mujeres de hoy en día: Biquinis que realcen, que nos hagan estar monísimas incluso en la playa y que garanticen comodidad y un bronceado espectacular.

Trajes de baño Calzedonia colección verano 2011
Por eso ha creado decenas de modelos, desde los sujetadores con o sin relleno hasta los tradicionales atados al cuello o aquellos que se pusieron a la moda el pasado verano, los biquinis strapless (sin tirantes) que permiten lucir un bronceado sin marcas en los hombros. Todos ellos aderezados por supuesto con lacitos, bolitas, florecitas, bonitos estampados y cualquier ornamento que pueda dar un toque especial a la pieza.

En cuanto a los estampados, Calzedonia presenta como siempre algunos diseños lisos en toda clase de colores (azules, rosas, etc.) para las chicas más discretas, aunque lo cierto es que prefiere innovar incluyendo divertidas telas estampadas a topitos o lunares, flores, degradés, estampados étnicos o modelos llenos de color.

Trajes de baño Calzedonia colección verano 2011
A diferencia de otras firmas que han decidido centrar sus colecciones solamente en los biquinis, Calzedonia presta atención a cada tipo de mujer y a cada ocasión y por eso presenta también algunos modelos de bañadores y triquinis de lo más elegantes y sofisticados: Enormes escotes que insinúan, colores vivos y brillantes o más discretos (blancos, negros, grises, etc.), ornamentos como piedrecitas o flores para dar un poco de alegría a los diseños y, sobre todo, una comodidad fuera de lo común.