Dior in me, el babero que marcará un antes y un después en la firma