Un cojín con mando de televisión integrado
Brookstone ha llegado a tus siestas y a tus domingos por la tarde de sofá para hacerte realmente afortunado. Ya puedes olvidarte del trío ‘mando, manta y sofá’, porque la estructura tradicional se pierde para dejar paso a este nuevo y revolucionario invento que va a cambiar nuestro mundo tal y como lo conocemos. ¿Estoy exagerando? Ya me lo dirás cuando lo pruebes.

Se trata de un mullidito cojín que incorpora un gran mando de televisión universal. Los botones del mando de televisión de goma son sustituidos por grandes números y los símbolos tradicionales bordados con hilo sobre la superficie del cojín.

Algunas de las funciones de los botones son, además de la de cambiar el canal (evidentemente), las tradicionales de subir o bajar el volumen, silenciar la televisión, y otros para controlar televisión, vídeo, satélite, DVD, cable y equipo de sonido.

Con este cojín se acabaron las búsquedas furtivas del mando de la tele por toda la casa y también el tener que levantarse para cambiar cualquier cosa cuando no encontramos el mando. Además, es tan suave, blandito y confortable que no descartamos que lo utilices como almohada en algunas (o muchas) de tus siestas. Tranquilo, que hacer zapping involuntariamente no será un problema, porque pasa a estado de standby y se bloquea tras 30 segundos sin ser utilizado.

Para activarlo al principio y para que deje el standby, debes presionar los botones de activación durante tres segundos. No te preocupes, ¡que para el resto de opciones no es tan lento!

El mando se alimenta a base de dos baterías AAA y tiene un precio de unos 29’95 dólares (22 euros aproximadamente).

Un detalle perfecto para regalar a tu pareja, ¡y disfrutar tú también!